Practicar ejercicio en la etapa adulta

Practicar ejercicio en la etapa adulta

Es muy común que en la niñez y la adolescencia se practiquen ejercicios de manera regular, ya sea porque forman parte de las materias del colegio al que asistimos o porque se practica algún deporte con amigos. Pero llegando a la edad adulta entre los 25 y 35 años es común que releguemos la actividad física por otras responsabilidades. Eso causa que la capacidad física se deteriore progresivamente, sobre todo si realizamos un trabajo sedentario, y comiencen los problemas de salud y mala calidad de vida. Realizar ejercicio físico de forma regular y bajo un asesoramiento adecuado prevendrá problemas de salud, nos hará sentirnos con mayor energía y vitalidad.

En la sociedad actual, la automatización de ciertas tareas, los trabajos de oficina dónde se debe permanecer mucho sentado frente a una computadora hacen que poco a poco se haga menos esfuerzo físico.

Practicar ejercicio en la etapa adulta, no sólo mantendrá nuestros músculos en buena forma y nos mantendrá saludables físicamente, sino que reducirá el estrés y nos ayudará a relajarnos y conciliar el sueño con mayor facilidad. También mejorará nuestra postura y nos conectará con nuestro cuerpo, haciéndonos más ágiles y despiertos.

Nos permite además tomarnos un tiempo para nosotros mismos en la agitada vida moderna. También puede ser una excusa ideal para ir a un lugar al aire libre y reunirse con amigos y practicar deportes en grupos.

En resumen realizar deportes con regularidad nos hará más felices y relajados en nuestra vida adulta. No hace falta asistir a un gimnasio, con sólo caminar, correr o realizar estiramientos unos pocos minutos al día será suficiente para poder conseguir una mejor calidad de vida.