Mejorar la circulación de las piernas

Mejorar la circulación de las piernas

¿Padeces problemas de circulación en las piernas? Pues debes saber que aunque existen diversos factores genéticos, accidentes y traumatismos, así como causas dietéticas y hábitos de vida que afectan a tus piernas, puedes hacer algunos cambios para mejorar su circulación, tomando en cuenta las recomendaciones que te indico en el siguiente artículo.

Algunos consejos para mejorar la circulación de las piernas son:

  • No permanezcas de pie, quieto o sentado largos periodos de tiempo. Si debes hacerlo por trabajo o viajes largos, trata de mover frecuentemente los pies y las piernas, levantándote del asiento a menudo para caminar unos cuantos pasos.
  • Mantén las piernas arriba en lo posible. Si eres de las personas que trabajan sentadas con el ordenador, es conveniente utilizar un reposapiés. En las jornadas de calor, también es recomendable elevar las piernas al mediodía y al llegar a casa por la noche. Dormir con las extremidades inferiores elevadas unos quince centímetros resulta igualmente aconsejable.
  • Aplica ligeros masajes en piernas y tobillos. Mientras permaneces tumbado/a, puedes realizar un masaje ascendente, desde los pies hacia la rodilla, con un gel frío.
  • Date una ducha en vez de usar la bañera. Para activar la circulación alterna duchas no excesivamente calientes con chorros fríos en las piernas. Al finalizar, aplica agua fría a las pantorrillas en sentido ascendente para aliviar la sensación de pesadez.
  • Hidrata bien la piel para mantenerla elástica. Tras la ducha, resulta conveniente aplicar en las piernas una loción o crema hidratante, mediante suaves masajes, para favorecer la circulación de la sangre.
  • No uses ropa ceñida, sobre todo en verano. recurre a ropa holgada y que transpire bien, y a un calzado cómodo.
  • Evita los ambientes demasiado calurosos. Lo mejor es alejarse de toda fuente de calor para evitar la dilatación de las venas y la aparición de varices.
  • Sigue una dieta equilibrada y rica en fibra. Tanto el sobrepeso como el estreñimiento pueden afectar a la circulación. La sangre circulará mejor si consumes alimentos ricos en potasio, como frutos secos y algunas frutas (plátanos). No comas demasiada carne, ya que la grasa no favorece la circulación de la sangre. Incluye fibra en tu dieta, así como alimentos ricos en vitamina B y C.; reduce al mínimo el consumo de sal para retener menos líquidos; bebe más agua y evita el tabaco y el alcohol.
  • Realiza frecuentemente ejercicio físico moderado. Caminar, correr, montar en bicicleta o natación son ideales para trabajar las piernas y mejorar su circulación.

Para mejorar la circulación de las piernas también puedes consultar con tu farmacéutico la conveniencia o no de que uses medias de compresión que contribuyen a aproximar las paredes de las venas.


0 comentarios

Dejar un comentario