La Gran Familia se reúne en la Nordic Walking Series

La Gran Familia se reúne en la Nordic Walking Series

El 10 de mayo era una fecha que tenía marcada en el calendario por ser especial para mí por muchos motivos.

En primer lugar se celebraba una nueva edición de la prueba en la que me estrené en esto del nordic walking de competición, las Nordic Walking Series impulsada por los amigos Toni Duart y Alesia Bertolino.

Por supuesto supuso una grandiosa oportunidad para reencontrarme, además de con los compis que realizan esta temporada el circuito de pruebas de nordic, con otros a los que hacía muchos años que no veía.

Pero lo que la hacía realmente especial es que con la excusa de la prueba, nos reuníamos allí mi padre y yo con mis primas de Tarragona por primera vez desde que nos dejaron mi tía y mi madre.

Ciñéndome a la prueba, decir que se trataba de un circuito de 5 kilómetros (2,5 ida y 2,5 vuelta por el mismo camino). Asfalto recién estrenado y totalmente llano al lado del mar. Este tipo de pruebas me gustan mucho porque ves y animas a todos los participantes, puedes ver cómo se comportan en competición, estilos que emplean… a la vez que te bates el cobre con ellos.

Yo participaba en la prueba de 21 km. en la que a pesar de participar dos grandes como Pablo Ariza y Pepe, eché de menos a otros fuera de serie que por lo menos le habrían hecho sudar a mi amigo Pablo que se llevó la prueba a lo gran campeón, casi sin despeinarse y con un estilo muy correcto. Pepe por su parte, hizo una prueba magnífica quedando en un meritorio 2º puesto.

Si en el circuito nacional, Pablo es la referencia en chicos, en mujeres hay un nombre con mayúsculas, REGINA. A estos chic@s hay que sacarlos al circuito internacional ya!!!!!

De Regina destacar dos cosas, bueno tres: la primera es que es muy rápida y no hay quien la siga. La segunda es que antepone el compañerismo a la competición. Lo demuestra el hecho de que cuando en el Km 9 apenas podía andar por el agravamiento de la periostitis tibial, ella venía por la otra parte del circuito y se paró a ayudarme. Y la tercera es que me admira su espíritu competitivo, ya que a pesar de que tenía la victoria más que asegurada, hizo los últimos kilómetros como si de una contrarreloj individual se tratara, luchando contra sí misma, contra sus límites… Impresionante.

En cuanto a mí, las circunstancias emocionales que rodeaban la prueba me jugaron una mala pasada. Comencé la prueba lento, torpe y con dolores en las tibias. Era consciente de que no era mi día. Sabiendo que sólo éramos 4 participantes en 21km y que podía quedar 3ª decidí apretar la segunda vuelta con la idea de relajarme las otras dos. Me empecé a encontrar bien, yendo a un ritmo bueno de 7´30” hasta el km 8 en el que la tibia me dijo: “hasta aquí”. Los dolores eran muy agudos y apenas podía andar.

Me pasa Rafa y me da ánimos. Se me pasa por la cabeza el retirarme pero decido terminar la segunda vuelta para pedir a mi padre que cogiera del coche el radio salil, voltadol y unas zapatillas con más amortiguación.

Llego a km10 y Toni me dice que no corra riesgos de lesionarme y que me retire. Pero en ese momento veo a Qanzio que había finalizado la prueba de 10km y le pido radio salil. Si dudarlo, lo saca de su mochila y me ayuda a extenderlo por tibias y gemelos. Decido seguir a ritmo lento de 8`30” soportando el dolor que va remitiendo poco a poco.

Tenía claro que iba a terminar, lo de menos era el puesto. Era una ocasión especial ya que estaban mis primas, mi inseparable padre, y seguro que mi tía y mi madre disfrutando y sufriendo en primera línea. Todos juntos, todos unidos, como siempre ha sido y será, a pesar de que ellas ya no están físicamente con nosotros.  La ocasión merecía sufrir un poquito y rendirles ese pequeño homenaje.

Para terminar comparto las palabras de mi prima Arancha cuando le pregunté qué le había parecido esto del nordic walking. Me dijo: “Lo que más me ha gustado es que sois como una gran familia”. La Gran Familia de Nordic Walking, rivales en la pista, pero colegas, incluso amigos fuera de ella.


0 comentarios

Dejar un comentario