Escuchar a nuestro cuerpo para controlar el estrés

Escuchar a nuestro cuerpo para controlar el estrés

La mayoría de nosotros, en nuestro día a día,  estamos más pendientes del estado del tiempo,  de las cosas que tenemos que hacer,  o del saldo de nuestra cuenta corriente que de la tensión que hay en nuestro propio cuerpo; sin embargo,  resulta clave escuchar a nuestro cuerpo para controlar el estrés. 

La importancia del estado de nuestro organismo,  y su relación con el estrés fue señalado ya, siglos atrás,  por filosofías tan antiguas como la zen, el yoga o el sufismo. En el siglo XX,  la psiquiatría occidental se ha visto influida en su estudio por la interacción entre el cuerpo y los estados emocionales.

Hay dos teorías modernas que concentran su atención en escuchar al nuestro cuerpo para controlar el estrés:

  • Terapia de la Gestalt de Fritz Perls. Perls creía en la importancia de diferenciar entre el conocimiento de lo externo y el de lo interno, para separar de este modo,  el mundo que nos rodea respecto de nuestra reacción ante ese mundo. El conocimiento de lo externo incluye el de todos los estímulos que pueden llegar al nuestros sentidos procedentes del mundo exterior,  mientras que el conocimiento de lo interno se refiere al cualquier sensación física, de malestar o de bienestar emocional.
  • Terapia bioenergética de Alexander Lowen. Lowen observó en sus trabajos que cuando estamos bajo unas condiciones de estrés es inevitable tensar los músculos del cuerpo;  cuando el estrés desaparece, también lo hace la tensión acumulada. Sin embargo hay personas que sufren tensión muscular crónica debido a cuadros de ansiedad.

Como ves, tanto la terapia de la Gestalt de Perls como la Terapia bioenergética de Lowen trabajan estrechamente en la relación mente-cuerpo y mantienen la teoría de que el cuerpo siente el estrés antes de que este se haga consciente a nivel mental.  De ahí la importancia de escuchar a nuestro cuerpo para controlar el estrés.