¿Deportivas runners para tu prácitca de Marcha Nórdica?

bastones, deportivas, marcha nordica, nordic walking, técnica, zapatillas -

¿Deportivas runners para tu prácitca de Marcha Nórdica?

Hoy en día existen zapatillas deportivas para todas las necesidades, aunque también es cierto que no es fácil elegir nuestras zapatillas debido a veces a la desinformación producida por modas y marcas.

¿Recurrir a un calzado de ‘running’ entraña algún riesgo?

Correr no es marchar, esta afirmación que puede parecer una perogrullada  no lo será tanto cuando aún no son pocos los que siguen  utiizando deportivas runners para sus marchas nórdicas  ¿por qué usar zapatillas de ‘running’ para marchar?

 

Zapatillas para pronadores, para supinadores, para pies planos, para runners noveles, para corredores de maratones, para los que corren en cinta, para adeptos del fitness y hasta del yoga... .....para todos y cada uno de ellos se ha diseñado un producto específico y pos supuesto también para los walkers.

La cada vez mayor especialización en el terreno de las zapatillas deportivas lleva a todo aquel que prefiere practicar el sereno deporte del nordic walking a preguntarse:   

¿tengo que conformarme con una zapatillas de running cuando yo no corro?

Los detractores de una zapatilla para todo, alegan que puedes acabar sufriendo dolor de espalda, te arriesgas a lesionarte o sufras problemas de transpiración.

Veamos que hay de cierto en todo esto.

Desde la Sociedad Española de Podología Deportiva (SEPOD), nos confirman que el calzado deportivo adecuado y específico para cada actividad deportiva, es un elemento fundamental para realizar la función que requiere dicha disciplina. 

Concretamente, el calzado de running, debe tener un buen equilibrio entre amortiguación y estabilidad para evitar posibles lesiones.

Pero correr es una cosa y marchar otra¡¡

Mientras que en el running el pie golpea el suelo durante cortos espacios de tiempo y con un impacto considerable, el caminar efectúa un movimiento como de mecedora, de forma que el peso rueda desde el talón y continúa hasta los dedos del pie. 

El gesto al andar es menos agresivo e implica un menor impacto de nuestro aparato locomotor sobre el terreno.

Las zapatillas de running, están preparadas para absorber grandes cargas de trabajo que realmente no tienen lugar al marchar,  no consideramos que esta sobreprotección sea negativa: Lo que es bueno para correr también lo es para caminar Nuestros pies estarán más protegidos y el resto de nuestras articulaciones, tobillo, rodilla, cadera e incluso columna vertebral sufrirán también menos impacto, pero una excesiva amortiguación nos puede provocar al marchar una destabilización de la entrada de talón.

Otros expertos, como la podóloga estadounidense Emily Splichal, autora de Everyday is your runway: A shoe lover's guide to healthy feet & legs, son más alarmistas. Splichal defiende que caminar requiere una amortiguación más completa, y que hacerlo con zapatillas de running "puede derivar en lesiones de impacto como fascitis plantar, fracturas y tendinitis".

Desde Orivip, que recomendamos?

Zapatillas destinadas al Nordic walking o en su defecto para marchar, que sean cómodas y aptas para nuestros pies para prevenir lesiones como ampollas y callos pero amortiguadas con moderación.


De hecho, existen zapatillas de walking, diseñadas para caminar, no para correr.

Están fabricadas para ser más flexibles a través de la bola del talón, y así permitir una mayor amplitud de movimiento a través del arco de la planta.

También tienen un mayor soporte de arco para proteger donde la fuerza es más pesada en el pie.

Las zapatillas de running, por el contrario, tienen más amortiguación en el talón -el punto de impacto- y menos protección a través de la bola del pie.

La cantidad de calor generado en el movimiento de correr es mayor, por lo que los zapatos de running también se hacen con una mayor cantidad de malla para mantener los pies frescos durante el ejercicio, que en el Nordic marchador permite una mayor entrada de polvo y pequeñas chinas.

Comodidad ante todo, dice la ciencia

Nuestro cuerpo es un excelente juez y cuando ignoramos o luchamos en contra de nuestros cuerpos (utilizando un calzado inadecuado) aumenta el riesgo de lesiones.

Por ello, y para aquellos a los que no nos gusta caminar con un zapato de running,  aunque sea más cómodo que un sábado en chándal, os  recomendamos un  calzado tipo casual, aunque  recuerda¡ a partir de una hora de caminata diaria o para entrenos intensos, nos parece más oportuno un zapato especializado en marchadores.


Otro aspecto a tener en cuenta, relacionado no con nuestra salud sino con la de las zapatillas: 

Si utilizamos las mismas para marchar, para pasear, para ir de compras, estar en casa, sacar al perro...  durarán menos y aún peor, acabarán sufriendo deformaciones debido a su sobreutilización.

Las herraduras de nuestras Marchas sólo para las Marchas.

Y por favor, no más de 800 kilómetros o un año de uso, entonces habrá llegado el momento de invertir en un nuevo par de zapas.


0 comentarios

Dejar un comentario