Crónica del Salto de Aradón (Alcanadre)

Crónica del Salto de Aradón (Alcanadre)

El pasado día 03 de mayo de 2015 se celebró una prueba de nordic walking xtrem: Salto de Aradón en la localidad de Alcanadre (un pequeño pueblo situado a 20 minutos de Logroño, donde la gente es encantadora y te saluda, entabla conversación contigo sin conocerte, además de ser super-solícita en cuanto les pides ayuda).

Yo tenía por delante un doble reto: no lesionarme y realizar una buena prueba de cara a ir cogiendo forma. Nos vamos encontrando con Qanzio, el grupo de Azagra, las chicas de Valtierra, Elena y su marido… En fin, duros rivales y, sin embargo, grandes amig@s a los que nos une una afición común; deportistas que constituyen parte de la biomolécula del nordic que se ha formado en los últimos meses y que, sin duda, son el germen de algo más grande que se debe ir formando en unos años.

Iniciamos la prueba de 12,7 km. con un primer tramo de terreno empedrado en muchas ocasiones y que picaba para arriba. De salida, el gran Pablo Ariza sale muy fuerte y le intentan seguir Pepe Blanco y un señor de cuyo nombre no quiero acordarme (que sin duda se equivocó de salida ya que tenía que haber salido con los corredores). Yo inicio la prueba muy retrasado e intento adelantar posiciones hasta ponerme cuarto. Al coronar el primer tramo de subida me pasa un fuera de serie (Fosi) que iba como un tiro y con un estilo envidiable. De hecho, caza antes del último tramo de subida a Pepe y al “corredor” quien al verse cazado agudiza de manera descarada su “estilo libre” y saca 50 metros en menos de 100 a sus dos perseguidores. A partir de ahí les pierdo de vista.

El último tramo de subida se me hace interminable. Veo como el grupo que me seguía se acercaba inexorablemente y casi me caza al coronar. Comienzo la bajada y como se permitía bajar en xtrem, tiro de oficio y experiencia en trails y me lanzo a tumba abierta, sin arriesgar pero a un ritmo exigente, en los descansillos volvía a hacer nordic para soltar piernas de cara a que no se quedaran bloqueadas al final de la bajada.

Termina la bajada y por delante 5km llanitos paralelos a la vía del tren. Veo a lo lejos a Pepe y me animo. Pero iba más deprisa y fuerte que yo por lo que enseguida le pierdo de vista. En ese momento, tomo la decisión de disfrutar de la prueba, ya con la cabeza puesta en Tarragona.

En definitiva, fin de semana intenso de nordic disfrutando de La Rioja, de buenos deportistas y buena gente, y vuelta a Madrid con una reflexión en la cabeza:

“Algunos dicen que estamos en pañales en el mundo del nordic, otros que está muerto. Yo opino que se está gestando un grupito de loc@s con bastones que si se desarrolla convenientemente generará algo vivo, respetado como deporte, con reglas claras en su vertiente competitiva…

Mi más sincera enhorabuena a los organizadores de la prueba y esperemos que Tarragona, El Cerrato y Palencia constituyan un nuevo impulso para el desarrollo de este deporte tan bonito.