Pensamientos aleatorios sobre el intrincante tema de las dietas

Que infierno puede ser para muchos empezar una dieta; algunos lo llaman régimen y desde ahí ya están empezando mal. Muchas cosas en la vida de las personas requieren un poco de esfuerzo y bajar de peso hace parte de esa lista. Lo más importante de entrada es no deprimirse al percibir el primer kilo de más.

Contando calorías y evitando las tentaciones

Este tema es por igual entre hombres y mujeres, pues aunque parezca que no, los hombres también se deprimen cuando empiezan a sentirse pasados de peso; el estándar de belleza entre ellos y sumado a su gran orgullo viril, hace que deseen tener incluso abdómenes cincelados y muy marcados y las mujeres desean fervorosamente lucir un cuerpo esbelto. Si te levantas y lo primero que haces es pesarte con tu balanza normal, date un par de horas de consuelo, pues lo más probable es que no esté calibrada para dar el peso ideal, por lo que se recomienda hacerlo en una balanza de confianza.

El momento pasó, te diste cuenta que tu índice de masa corporal esta alto; no te preocupes por eso y mejor manos a la obra; tiempos de dieta se aproximan y tienes que estar muy preparado o preparada para lo que se viene. Si tienes tendencia a la obsesión, quizá el proceso te va a parecer muy traumático y empezaras a contarle las calorías incluso hasta lo más mínimo e insignificante como un pastelito. También si tienes hábitos poco saludables como fumar, empezarás a contar cuántos de ellos te fumas hasta erradicarlos; no es para menos, has tomado la decisión de emprender una dieta.

Las leyes de Murphy son tan aplicables cuando menos te los esperas y tus amigos lo saben, por esa razón es que cuando se dan cuenta que vas a arrancar una dieta, “casualmente” te llueven las invitaciones a eventos sociales, salidas con amigos de amigos, posibles ligues y muchas otras razones que atentan directamente a tu voluntad. Lo bueno en estos casos es que tienes permiso para beber pero no para embriagarte; mira las calorías de cada licor y realiza tu plan, igual para pasarla bien no es necesario beber alcohol.

Entrena tu mente contra la ansiedad y forja un estilo de vida

Otra cosa también que te quiero decir es que trata de ser flexible con sea cual sea la dieta que estés llevando; si te comes algo de más uno o dos días, descuida, no es tan grave como parece dentro de tu cabeza, que está condicionada y con algo de obsesión de seguir una dieta al pie de la letra. Te vas a sorprender cuando te des cuenta que el componente fundamental para el éxito de una dieta es mental.

Es muy importante que más allá de realizar una dieta, lo que debes realmente estar pensando es en la adquisición de un estilo de vida que años después se verá reflejado en tu vitalidad. Combina tu dieta con un plan de ejercicios cardiovasculares y verás cómo en unas semanas empezaras a ver los cambios. ¿Has seguido alguna dieta exitosa y quieres compartirla? Cuéntanos todo en los comentarios.


0 comentarios

Dejar un comentario